Calidad

Definamos “calidad”

¿Cómo podemos definir la calidad de un producto? La mejor descripción que podemos hacer de un producto de calidad, es que este cumple o supera las expectativas que el consumidor posee en él.

En Idea Translations entendemos entonces, que el primer paso necesario para poder brindarles a nuestros clientes un producto que supere sus expectativas, es comprender plenamente las necesidades que ellos poseen al momento de solicitar nuestros servicios. Es decir, debemos definir antes que nada los requisitos que posee nuestro cliente, con respecto al producto final esperado. Esto se logra con una interacción correcta entre nuestro personal de ventas o de producción y el cliente que se comunica solicitando un servicio.

La calidad en un trabajo de traducción

Pero, ¿cuántos tipos de traducción existen? Una persona que no está familiarizada con nuestro trabajo, se formulará esta pregunta antes que nada, ya que a primera vista parece difícil de comprender que un cliente pueda tener una variación demasiado amplia de necesidades, en cuanto a traducción se refiere.

La traducción es una tarea muy sencilla y exacta…

Pues no. Nada más alejado de la realidad, ya que la traducción no es una tarea sencilla; se requieren conocimientos específicos del tema que se trata en el texto, audio o video para poder lograr que el resultado se lea naturalmente en el idioma destino. No es lo mismo una traducción de un archivo médico sobre cirugía, que un manual de una cosechadora moderna o un ensayo universitario sobre psicología; cada campo requiere de una capacitación muy específica y un lenguaje que le es propio. Seleccionar el traductor correcto, será nuestro primer paso en la búsqueda de la calidad tan deseada.

Además, hoy en día tenemos una variedad tan amplia de formatos de archivo…programas, aplicaciones web, aplicaciones para celulares, tabletas… ¡las posibilidades son infinitas! Entonces debemos agregar muchas veces, a nuestro equipo de traductores, la interacción con programadores de distintas especialidades, para lograr trabajar con este archivo en formatos tan complejos.
Luego se debe prever que el texto traducido ocupará más espacio que el original para expresarse correctamente…entonces se suma a nuestro equipo de traductores y programadores, el equipo de diseño gráfico o “Desktop Publishing” (DTP) que hará magia ubicando esas palabras de forma correcta, para que luzcan tan bien como el archivo original.

El paso final de este proceso será el de prueba; navegaremos por el proyecto terminado de ida y de vuelta, asegurándonos de que la versión traducida se lea correctamente, interactúe correctamente con el resto del sitio o de la aplicación que estamos traduciendo y que satisfaga todos los requerimientos de funcionalidad que se han definido con el cliente.

Ah, pero claro…todo este proceso se debe realizar en un plazo que ya ha sido definido de antemano con el cliente, respetando por supuesto el presupuesto acordado. ¡Casi nada! Esto le agregará a nuestro encargado de proyecto (“Project Manager”) la presión justa que necesita para que sus días tengan el contenido exacto de adrenalina.

Aseguramiento de la calidad

Por suerte, somos profesionales en esta industria y la tarea no es tan terrible como ahora puede parecer. Nos encanta este trabajo y cumplir con las metas que nos hemos propuesto en cada proyecto, es un desafío que queremos cumplir a toda costa. Pero dentro de todo este contexto, ¿cómo nos ocupamos de la calidad entonces? ¡Parece que no queda tiempo para nada!

Es que para lograr un producto de calidad en Idea Translations aplicamos el concepto de “aseguramiento de la calidad” más que el “control de calidad” tradicional. ¿Cómo es esto? Pues bien, si uno se asegura de que el proceso que utiliza para hacer un trabajo es siempre el mismo, está probado y las entradas son las correctas…no se puede esperar a la vez, otra cosa más que una salida correcta. Así somos más eficientes, podemos manejarnos con presupuestos menores y a la vez, entregamos trabajos de excelente calidad. También aprendemos de nuestros errores (No, no somos perfectos lamentablemente) y gracias al feedback de nuestros proveedores, revisores y clientes, mejoramos nuestros procesos continuamente para así trabajar cada vez un poco mejor.

Nuestras certificaciones

Gracias a esta forma de trabajo, es que hemos certificado nuestros procesos de Gestión de la Calidad bajo normas ISO 9001:2008 y EN 15038, para que nuestros clientes tengan la tranquilidad de estar trabajando con un proveedor certificado, que habla su mismo idioma de calidad y que está comprometido con ella.